viernes, 11 de septiembre de 2015

VENDER LA BASILICA DE SAN PEDRO.??

En caso de que la Iglesia Católica Vender Basílica de San Pedro para ayudar a los pobres..

"Me miró a la gran basílica, y tuve dos reacciones: En primer lugar, he apreciado su belleza y reverencia; pero luego pensé: '¿Qué causó la corrupción a alguien que gastar tanto en este edificio cuando la gente tiene hambre'? "
Basílica de San Pedro en Roma - 600 px
* * * * *
Hice un nuevo amigo en el tren esta semana.   Marcos describió a sí mismo como un cristiano, pero no católico. Como Amtrak # 358 aceleró a lo largo de la pista de Chicago, donde había estado asistiendo a una conferencia, a Dearborn, Mark y yo conversamos sobre muchas cosas: sobre nuestras familias, sobre nuestro trabajo y sobre la fe. Cuando se enteró de que yo era un escritor católico, abrazó la oportunidad de plantear algunas preguntas acerca de Francisco y expresar algunas inquietudes que tuvo con la Iglesia, tal como él lo entendía.
Sé que las preguntas de Mark se hizo eco de muchos otros que ven a la Iglesia desde el exterior, pero que nunca he hablado con un católico real para obtener una perspectiva privilegiada. Así que aquí va, en lo que probablemente se convertirá en una serie de rápida toma la fe católica.
Hoy en día: la riqueza de la Iglesia.
* * * * *
Mark tenía un buen punto:  Es cierto que hay viudas y huérfanos que alimentar, los refugiados a casa, las mujeres embarazadas para ayudar y cónyuges abandonados a la comodidad. Consciente de todas estas necesidades profundas, no debe la Iglesia despojarse de su gran riqueza y darlo todo a los pobres?
* * * * *
Me gustaría sugerir cuatro razones principales por qué la venta de todo no es el acercamiento ordenado por las Escrituras.
1. La gratitud requiere que preservemos los regalos de los que han ido antes que nosotros. ¿No le parece ingrato si sus padres habían escatimado y ahorrado para darle un regalo de bodas caro, sólo para que usted echa a un lado? Del mismo modo, las generaciones pasadas de los fieles, agradecidos por la atención benéfica de Dios, y con ganas de compartir su agradecimiento al dar sus bendiciones han donado los fondos, o contribuido la obra, o apoyado el artista, con la expectativa de que será apreciado su regalo y servirá como una inspiración para la oración para las generaciones futuras.
2. El mismo Jesús espera que le gustaría honrar con nuestra riqueza.¿Recuerda la historia en Lucas 12, cuando la mujer lava los pies de Jesús con sus cabellos, y los unge con nardo caro? Es Judas que objetos-insistiendo en que el perfume podía haberse vendido y el dinero utilizado para alimentar a los pobres. Pero en lugar de estar de acuerdo con Judas, Jesús regaña a él le-recordándonos que los pobres, siempre tendremos con nosotros. Esta es la historia (Nueva Versión Internacional):
 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de gran precio, y ungió los pies de Jesús, y limpió sus pies con sus cabellos: y la casa se ​​llenó del olor del perfume.
 Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que le iba a entregar, dijo:
 ¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos chelines, y dado a los pobres?
 Ahora bien, esto, dijo, no porque se cuidara de los pobres; sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa se ​​llevó lo que se echaba en ella.
 Entonces Jesús dijo: Dejad a ella para evitar que el día de mi sepultura.
 Para los pobres tendréis siempre con vosotros; pero yo os tengo no siempre.
Jesús era Dios, y era digno de devoción. Aunque había gente pobre para ser servido, era apropiado que él debería haber sido honrado por su unción con el óleo. De la misma manera, es correcto y bueno para construir algo (o pintar algo, o esculpir algo) verdaderamente hermoso para Dios.
3. Los pobres merecen Belleza, también.
Si el gran arte de la Iglesia se vendieron, lo más probable sería preservado a puerta cerrada, en colecciones privadas de los muy ricos. Mejor, creo yo, para permitir que las personas-todos, incluso de los humildes medios para disfrutar de las obras de los Maestros, que permiten a sus corazones y mentes que se pueden extraer hacia arriba, hacia el cielo por la rica imaginería de los santos, por el resplandor de alabastro y el brillo del mármol y la complejidad de fina orfebrería. La Iglesia ha sido un depósito de gran arte, y ha hecho sus tesoros disponible para el disfrute de todos.
4. belleza nos conduce a la santidad.
Tomás de Aquino llamó tres características de la belleza: integritas (integridad), consonantia (proporción), y Claritas (claridad). La belleza es algo que reconocemos en la creación, y nos lleva a una mayor comprensión de Dios, que en la creación del hermoso nos ha mostrado un poco de su belleza sin límites. Como apreciamos la belleza de una flor, empezamos a entender un poco más de la belleza de su Creador, y nos sentimos atraídos a amarlo más. Del mismo modo, cuando un vitral nos embriaga con su color brillante y su profunda imaginería, apreciamos el creador (el artista), y el Creador del creador (Dios).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada